lunes, 16 de noviembre de 2015

La Ciencia se sube al balotaje


Macri y un país de jardines de infantes

Leandro Etchichury

“¿Qué es esto de universidades por todos lados? Obviamente, muchos más cargos para nombrar. Acá hay que hacer jardines de infante (sic)”, afirmó blandiendo ademanes el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, en una jornada realizada en la Facultad de Ciencias Económicas durante el 2014. Se encontraba custodiado por el ex decano de esa casa, José Luis Giusti, quien este año renunció en medio de un escándalo de denuncias de corrupción y violencia doméstica. En año electoral, la declaración se viralizó rápidamente por redes sociales y la TV, lo que sumado a anteriores manifestaciones y la actual falta de precisiones de ese espacio político en materia de educación, ciencia y tecnología llevó a que a distintos representantes del sector manifestaran su repudio y preocupación.
El acto de mayor peso fue el que se llevó a cabo el pasado lunes 2 de noviembre en la Universidad Nacional de Avellaneda, que congregó a unos 30 rectores de universidades nacionales y provinciales, funcionarios, representantes gremiales, estudiantiles, CONICET y de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU); quienes manifestaron su respaldo a la candidatura de Daniel Scioli en defensa “de los logros alcanzados en materia educativa durante los últimos 12 años”, dado su manifiesto compromiso por “fortalecer el vínculo de la educación, la ciencia y la tecnología dentro de un proceso de desarrollo soberano que apunta al bien común y a brindar una educación de calidad y con igualdad de oportunidades para todos”. El presidente del Consejo Interuniversitario Nacional y rector de la Universidad Nacional de Avellaneda, Ing. Jorge Calzoni, aseguró que “Scioli propone llevar del 6 al 8% el presupuesto educativo y del 0,6 a 1% el presupuesto en ciencia y tecnología. Mientras que Macri no propuso nada. La comunidad universitaria ha reaccionado y se pone en alerta”. Con el mismo objetivo, y bajo la consigna “No nos da lo mismo”, decanos de las distintas facultades de la Universidad Nacional del Centro (Tandil) y representantes de organizaciones gremiales, políticas, docentes, investigadores, graduados, no docentes y estudiantes, se reunieron esa misma semana en la biblioteca central de dicha casa de estudios. Estas movilizaciones se están produciendo en numerosas facultades y plazas del país. El Consejo Directivo de Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA convocó a una “lavada de platos” simbólica en recuerdo de Domingo Cavallo y como advertencia al candidato de los globos amarillos.

Desde el Congreso, el Gobierno viene intentando blindar legalmente algunas conquistas de este tiempo y recientemente aprobó la reforma a la Ley de Educación Superior, sancionada en 1995, reforzando el rol del Estado como “responsable de proveer el financiamiento”, asegurar la gratuidad de los estudios, considerando a la educación superior como un “bien público” y un “derecho humano”. Recientemente, Octavio Frigerio, economista de confianza de Macri había cuestionado la gratuidad de los estudios al asegurar que "la política universitaria que hoy existe es la del más reaccionario y antiprogresista de los subsidios, que es el de la gratuidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada